La historia de Alba, una niña con síndrome de Down, le da la vuelta al mundo porque encontró en un hombre gay, católico y soltero el hogar que tanto necesitaba en Italia.

La menor recién nacida había sido rechazada por veinte familias debido a su condición. Sin embargo, apareció Luca Trapanese, una persona de 43 años que siempre soñó con ser papá.

Tras una ruptura con su novio, Luca pensó que debía olvidar la idea de que podría convertirse en padre alguna vez.

Además en Italia, su país de origen, existen reglas de adopción muy estrictas y no es común que las personas solteras puedan adoptar.

«Es perfecta»

En el verano de 2017, el sueño de Trapanese finalmente se hizo realidad, cuando le preguntaron si quería convertirse en padre adoptivo de Alba, con solo 30 días de nacida.

Publicidad

Curiosamente, solo podía ser su padre adoptivo mientras el servicio de bienestar infantil buscaba lo que llamaron una «familia completa». Algo que nunca sucedió.

Cuenta Trapanese a Good Morning America que a Alaba la dejaron en el hospital después de su nacimiento y nadie la quería porque tenía síndrome de Down.

Su historia con Alba se volvió viral luego de contar los detalles sobre su adopción en el programa.

«Es absolutamente necesario mostrarle a los demás que Alba, y otras como ella, deben ser vistas como personas que son como todos los demás (…) Ella es absolutamente perfecta», dice.

«Cuando la sostuve en mis brazos, me sentí abrumado por la felicidad. Inmediatamente me sentí como si fuera mi hija», dice Trapanese.

De acuerdo con un informe de la BBC, el hombre se ha vuelto una sensación en Italia por desafiar estereotipos en torno a la paternidad y la familia tradicional.

Tal vez es la primera vez que un hombre gay, católico y soltero puede convertirse en padre adoptivo en ese país.

Alabados en redes sociales

Trapanese tiene más de 300.000 seguidores en Instagram, donde deja ver los momentos de felicidad que vive como padre soltero de Alba.

«Soy un padre soltero que está enamorado de su hija», escribe en su cuenta.

Vale la pena resaltar que desde los 14 años Trapanese ha trabajado para niños desfavorecidos.

Al mismo tiempo que soñaba con ser padre, en 2007 fundó una organización sin ánimo de lucro que trabaja para brindar a las personas desfavorecidas la oportunidad de socializar, cultivar sus talentos e integrarse en la sociedad.