Autoridades de Es

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró el estado de emergencia en varias zonas del estado, incluida la ciudad de Nueva York, ante la fuerte tormenta que se registra desde primeras horas de hoy.

«No es una tormenta de nieve normal, es una tormenta de nieve más vientos de gran velocidad, que crean una situación grave», aseguró Cuomo en una rueda de prensa para suministrar información actualizada del temporal.

El estado de emergencia afecta a toda la región sur del estado, que incluye la ciudad de Nueva York y la zona de Long Island, y permite a las autoridades, entre otras cosas, adoptar decisiones que se antepongan a las de las administraciones locales.

También otorga al estado poderes especiales para luchar contra el temporal, sin necesidad de recurrir a aprobación legislativa, y contratar directamente recursos o equipos que sean necesarios por la emergencia meteorológica.

Cuomo señaló que, en principio, no está planteada la posibilidad de suspender el servicio en el metro suburbano de la ciudad de Nueva York, que utilizan a diario millones de personas, ni el tráfico en las carreteras del estado. En cambio, abrió la posibilidad de que pueda prohibirse el tráfico de vehículos pesados en algunos puentes y rutas.

Los vientos más fuertes que se esperan a lo largo del día de hoy están entre 40 y 56 kilómetros por hora, con rachas de hasta casi 100 kilómetros por hora.

La zona que mayores riesgos afronta es Long Island, situada a lo largo de la costa atlántica, donde comenzó a impactar con fuerza el temporal de nieve a primera hora de hoy. En uno de sus condados, Suffolk, las autoridades ya han declarado el estado de emergencia.

A las 10:00 hora local, el aeropuerto de Newark, en Nueva Jersey, había cancelado hoy 875 vuelos con destino u origen en esa terminal, 331 en JFK y 540 en LaGuardia, en este último caso el único que tiene sólo rutas nacionales. 

Al menos 17 muertos ya fueron atribuidos a las bajas temperaturas que durante días se han apoderado de una franja de Estados Unidos que va desde Texas a la región de Nueva Inglaterra.

La ola de frío polar ya puso a más de 40 estados del país con temperaturas de -20º celsius y obligó la cancelación de miles de vuelos.

Las condiciones extremas de frío están en su jornada más intensa. El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, advirtió que la tormenta es «muy peligrosa» y varios gobernadores pidieron no salir de las casas ni conducir vehículos.

A la espera del cambio de condiciones que convertirían las tormentas en un ciclón bomba invernal con fuerza de huracán, numerosas localidades estadounidenses ya sufrieron fuertes nevadas que alcanzaron niveles históricos.

  • Tallahassee, la capital de Florida, amaneció este jueves con 2,5 milímetros de nieve, la primera medición significativa desde 1989, según el Weather Channel. Aunque las temperaturas no se pueden comparar con las que se están registrando más al norte, para los floridanos, que prácticamente no conocen más frío que el del aire acondicionado ni están preparados para soportarlo, las que marcan los termómetros en algunas zonas del estado (entre 4,4 y -1,1 grados Celsius).
  • Charleston (Carolina del Sur), la nieve superó los 10 centímetros, convirtiéndose en el tercer mayor registro histórico para la ciudad, cuyo récord fue en 1938. «No conduzcas si no tienes que hacerlo, sólo si es absolutamente necesario», pidió el gobernador Henry McMaster.
  • Savannah, Georgia, la nieve cubrió las exuberantes plazas del centro de la ciudad y se acumuló en las ramas de los robustos robles por primera vez en casi ocho años. Una gran cantidad de coches y camiones se han quedado atrapado en las carreteras de la zona, donde han declarado el estado de emergencia.
  • Nueva York anunció medidas especiales. «Nos está llegando una fuerte tormenta, con condiciones muy peligrosas», aseguró de Blasio, alcalde de la ciudad. Las previsiones meteorológicas indican que el impacto más fuerte se sentirá en Long Island, al este de Manhattan, y en partes de la costa de los estados vecinos de Nueva Jersey y Connecticut. En principio, el máximo de nieve que caerá llega a 30 centímetros en algunas zonas, aunque las proyecciones pueden cambiar rápidamente.

Las alertas de tormenta invernal está vigente desde la región del parque nacional Big Bend, en la Costa del Golfo de Florida, hasta el norte del país en la costa del Atlántico. Los meteorólogos indicaron que los vientos huracanados que azotaban a la región podrían generar oleaje de hasta siete metros.

Redacción Internet – CM&