Un individuo fue arrestado en Rímini (norte de Italia) tras apuñalar a cinco personas, incluido un niño que se encuentra muy grave, a las que atacó cuando se le pidió que mostrase el tiquete del autobús de línea en el que viajaba.

El detenido es un somalí de 26 años, que viajaba sin tiquete y cuando dos inspectoras le pidieron que lo exhibiese, se abalanzó sobre ellas y las hirió, a una en el cuello y a otra en el hombro, mientras gritaba frases sin sentido.

Después, el conductor abrió la puerta del autobús y escapó hasta el paseo marítimo, donde amenazó a varios automovilistas e hirió a otras tres personas, incluido el niño, de 6 años, también en el cuello y que llegó en condiciones muy graves al Hospital de Enfermos de Rimini.

 

Le puede interesar: Rescatan a investigadores científicos en cercanías de la Isla de Malpelo

 

Finalmente fue arrestado, tras una larga huida, acusado de intento de asesinato, lesiones y robo.

Tras las primeras investigaciones, no han aparecido elementos que vinculen al detenido, sin antecedentes, con ambientes terroristas o extremistas, y ahora se intenta conocer el móvil del atacante.

El arrestado, que vivía en una instalación de la Cruz Roja, había manifestado una personalidad violenta y agresiva, según algunos testigos, y no se descarta que estuviera bajo los efectos de las drogas cuando sucedieron los hechos.

Llevaba en Italia unos meses y había solicitado el estatuto de refugiado.