Arthur O Urso, un ciudadano e influencer brasileño, llegó a los principales diarios de su país desde el año pasado, luego de conocerse que se casó con sus nueve esposas en un intento por “celebrar el amor libre” y “protestar contra la monogamia”.

Luana Kazaki fue la primera esposa de Urso, y formalizaron su unión con las otras ocho mujeres en una iglesia católica en São Paulo. Esto unió a las otras ocho mujeres al matrimonio. Si embargo, este vínculo no está legalmente tipificado, ya que la poligamia es ilegal en Brasil.

En lo que el influencer considera un “esfuerzo afectivo”, Arthur está luchando por equilibrar las necesidades de sus muchas esposas, por lo que decidió crear un “programa de sexo” que el llamó ‘rotación sexual’, para asegurarse de que cada pareja tuviera “algo de amor” y “no se sintiera excluida”.

Sin embargo, Arthur confiesa que encontró este método demasiado estresante y estructurado.

“Todos quieren cumplir con mi sexualidad a cualquier costo, están felices de convertirlo en su objetivo. Nuestra vida sexual es realmente divertida y placentera, e inicialmente traté de tener relaciones sexuales con cita previa“; revela Arthur. “Pero seguir un horario causaba muchos problemas y, a veces, sentía que tenía que tener relaciones sexuales por el horario, y no por placer., añade.

También puedes leer: Frenan ejecución de Melissa Lucio, primera latina condenada a muerte

“Sólo lo quería para él”

Según indica Mirror, Agatha, una de las esposas de Urso, decidió divorciarse de él -afectiva y sexualmente- hace aproximadamente tres semanas, debido a que el hombre consideró que “ella solo lo quería para él”.

Inclusive, la modelo confiesa que también encontró dificultad con cada esposa entre las sábanas; pues revela que Arthur, a menudo, se encontraba pensando en sus otras esposas.

Dichos problemas en la cama obligaron a Arthur a renunciar por completo a la “rotación sexual” y ahora se enfoca en dejar que las cosas “fluyan naturalmente”.

“No se tarda mucho en llamar la atención o el afecto cuando tienes tantas esposas. No parecía correcto, así que nos deshicimos de eso y ahora el sexo fluye naturalmente, ha sido genial”, indicó Arthur.