Un padre confesó que dejó a su bebé de un año de edad dentro del carro a altas temperaturas para que muriera. El hecho tiene desconcertada a la comunidad de Ohio, Estados Unidos.

El hecho ocurrió el pasado 1 de septiembre en horas de la noche, cuando el hombre identificado como Landon Parrott de 19 años de edad, llevó a su pequeño hijo -quien estaba inconsciente- al Hospital Unión de la Clínica Cleveland.

Lea más: “Solo quería trabajar”: triste relato de hijo de Leidy Martínez, colombiana que se quitó la vida en albergue de migrantes

Según el jefe de la policía de New Philadelphia, Michael Goodwin, Parrott dio a los profesionales de la salud una versión falsa de los hechos.

“A medida que avanzaba la investigación y se recopilaban pruebas, el padre se enfrentó a la nueva información y confesó a los detectives lo que en realidad le había sucedido a su hijo“, sostuvo Goodwin.

Conozca más: “Mamá, lo maté”: niña de 13 años asesinó a su hermano de 5

Las autoridades revisaron las cámaras de seguridad del sector e identificaron que Parrott salió con su bebé y dejó al menor dentro del carro aprovechando la ausencia de la mamá que estaba trabajando.

En este sentido, las autoridades explicaron que, sobre las 8:30 a. m. Parrott sale con su bebé  y luego no vuelve a aparecer hasta la 1:50 p. m. cuando va a recoger a su pareja, la mamá del menor.

Vea más: Misión de la ONU concluye que Rusia ha cometido crímenes de guerra en Ucrania

“Durante la entrevista parece que no se trató de que olvidó al niño, sino que era un acto deliberado para que el niño no fuera una molestia mientras estuviera en la casa”, indicó Goodwin.

Asimismo, los oficiales de Policía revelaron que ese día la temperatura exterior alcanzó los 30 grados centígrados (87 grados Fahrenheit) y dentro del carro la temperatura pudo llegar a alcanzar los 54 grados centígrados (130 grados Fahrenheit).

Podría leer: El consejo de directores del BID recomienda por unanimidad destituir a su presidente

Tras conocerse las imágenes y las altas temperaturas, Parrott confesó que había visto en informes que niños han muerto por quedarse dentro de los automóviles calientes y por ende, decidió dejar a su pequeño bebé allí, señalaron las autoridades.

Finalmente, el menor fue enterrado y según se podía leer en el obituario, el pequeño era un “cariñoso niño de mamá” quien “será recordado por su dulce disposición y su forma gentil con los animales, incluso a una edad tan temprana, y por su entusiasmo por su mejor amigo Mickey Mouse”.

Por su parte, Parrott está recluido en la cárcel del condado de Tuscarawas bajo una fianza de 250,000 dólares, señaló la Policía de Ohio.