La historia de un paciente, quien después de sufrir la infección por COVID-19 curó su linfoma de Hodgkin, sorprende a la comunidad científica.

Según el reporte de Sarah Challenor y David Tucker, especialistas del Departamento de Hematología del Hospital Royal Cornwall en Reino Unido, se trata de un extraño caso en un hombre de 61 años de edad.

El sujeto llegó al centro médico con síntomas de adelgazamiento, quien estaba en proceso de diálisis por insuficiencia renal.

 

Publicidad

 

El reporte médico publicado por la revista British Journal of Haemathology también señala que el paciente había estado sin terapia inmunosupresora durante tres años después de un trasplante renal fallido.

Tras realizarle un biopsia, los galenos diagnosticaron el linfoma de Hodking que, según el Instituto Nacional del Cáncer en EE.UU., es una enfermedad que forma células malignas en el sistema linfático.

Poco después del diagnóstico, el adulto mayor ingresó con dificultad para respirar, registrando una neumonía por SARS-CoV-2 positivo por prueba PCR.

 

 

El hombre duró 11 días en hospitalización, superando la infección por coronavirus.

¿EL COVID-19 lo curó?

Para sorpresa de los médicos, cuatro meses después el paciente regresó a consulta y sus ganglios inflamados habían disminuido.

La hipótesis de los especialistas es que «la infección por SARS‐CoV‐2 desencadenó una respuesta inmunitaria antitumoral».

 

 

En el reporte, se señala que la respuesta del organismo habría activado «células asesinas naturales por citocinas inflamatorias producidas en respuesta a la infección».