Un hombre en China descubrió que la supuesta novia que tenía a distancia, y a la que le había enviado dinero por más de 3 años, era en realidad su compañera de apartamento que lo había engañado todo el tiempo haciéndose pasar por la tía de su joven pareja.

Los hechos se remontan a 2017 cuando un hombre (Lu) conoció a una mujer (Yang), en una página en línea de venta de productos de segunda mano, interacciones que resultaron en una relación a larga distancia.

Ese año Yang le dijo a Lu que su familia la iba a obligar a casarse y que ella quería huir de su casa. Así fue como Lu viajó por primera vez 5 horas para ver a su “novia”. Sin embargo, no pudo encontrarse con la joven, pero con quien sí se pudo ver fue con la supuesta tía de Yang, identificada como Xu, quien le aseguro que la joven estaba bajo estricto control de su familia y confirmó la versión del matrimonio arreglado.

Vea también: La escalofriante foto de una niña afgana de 11 años junto a su prometido 30 años mayor

En 2018, Lu viajó nuevamente para ver a Yang, pero tampoco fue posible. De nuevo, fue la supuesta tía Xu quien se vio con él, quien le pidió trasladarse a su casa para “evaluar su idoneidad como pareja de Yang”, mudándose permanentemente con el hombre.

Así fue como Xu terminó controlando completamente la comunicación entre Lu y Yang, pidiéndole que cuando hablara con la joven lo hiciera en el sótano o fuera de la casa, para evitar malentendidos, situación que no le pareció extraña al joven por las costumbres de ese país.

El joven enamorado y sin dudar de su novia continuó con la extraña relación por tres años, en donde además le enviaba dinero que Yang le pedía supuestamente destinado para su futura boda, alcanzando un monto total de 15 mil dólares.

Conozca más: Falleció ‘Tomiii 11’, el niño youtuber que conmovió al mundo entero

Sin embargo, con el pasar del tiempo Lu empezó a tener dudas y no entendía por qué no podía verse con la mujer con la que se iba a casar. Así pues, fueron esas mismas dudas las que lo llevaron a revisarle el celular a la supuesta tía Xu descubriendo conversaciones con varios hombres en un tono similar a los textos que él tenía con su novia.

Por lo anterior, el hombre decidió colocar una grabadora en la casa para ver a Xu mientras él hablaba con la supuesta sobrina de la mujer, con lo cual descubrió que Yang nunca existió y había sido engañado por la mujer que se mudó a su casa.

Al día siguiente, Lu denunció a Xu, y cuando la mujer se vio acorralada en el interrogatorio le confesó a las autoridades que había engañado y estafado, no solamente a Lu, sino a varios hombres con el mismo modus operandi de presentarse como una joven que quería casarse con ellos, y que siempre tenía un familiar que se encargaba de la comunicación entre ambas partes.