Lo que inició como un plan perfecto para cobrar un seguro de vida avaluado en cerca de 150 mil dólares, terminó en una triste tragedia en China.

Un hombre a quien la Policía llamo He, fingió su propia muerte para poder acceder a un dinero adicional que le ayudara resolver sus problemas financieros.

He tomó un vehículo prestado que terminó en el fondo de un río y su coartada habría funcionado de no ser por su esposa, quien quedo devastada al conocer la noticia y como nunca se enteró del plan, decidió terminar con su vida y la de su familia.

La mujer se ahogó junto a sus dos hijos en el mismo lugar donde ocurrió el supuesto accidente de su marido.

Tras conocerse el lamentable hecho, He se entregó arrepentido ante las autoridades y ahora enfrenta cargos por fraude de seguros y daños intencionales a la propiedad.