Un hombre de 37 años atacó a su padre de 71 años a martillazos. Luego de pensar que su progenitor había fallecido, tomó su automóvil para huir y se estrelló accidentalmente con otro vehículo, hecho que le costó la vida.

Sobre las dos de la tarde de este miércoles, las autoridades investigaron un accidente que se produjo en la avenida Felix U. Camet y Condarco en la ciudad de Mar de Plata en Argentina. En el lugar del siniestro había dos vehículos, uno era un Volswagen Gol, el cual era conducido por un hombre de 37 años identificado como Juan Schuttenberg y, el otro, era una camioneta Ford Ranger que estaba estacionada.

Lea más: Condenan a prisión a exmilitar del Ejército y exalcalde por la muerte y desaparición de 54 personas

Con la ayuda de transeúntes, la Policía se acercó para auxiliar a Schuttenberg, sin embargo, él empezó a gritar “maté a mi padre, me quiero morir”.

Schuttenberg fue trasladado al Hospital General de Agudos – HIGA del Mar de Plata. Entre tanto, las autoridades se dirigieron a la residencia del conductor para verificar si era cierto que el hombre había asesinado a su padre.

Podría interesarle: Exmilitares colombianos habrían planeado inicialmente “arrestar” al presidente de Haití

Las autoridades llegaron a la residencia ubicada en Andrade al 1900, donde encontraron a Juan Francisco Schuttenberg de 71 años, quien se encontraba inconsciente y herido a causa de los golpes ocasionados con un martillo, por lo cual, trasladaron al hombre al HIGA.

Según indica la Policía, sobre las seis de la tarde, padre e hijo fallecieron por las graves heridas que presentaban.

Mire también: (Video) Grúa de 68 toneladas les cae encima a dos obreros y sobreviven milagrosamente

De acuerdo a la investigación desarrollada, Juan Schuttenberg (hijo) era adicto a las drogas y esto le solía ocasionar brotes psicóticos. En uno de esos episodios, atacó a su padre con un martillo ocasionándole la muerte.

Por su parte, la fiscal Andrea Gómez intervino la investigación e inicialmente determinó que este hecho se catalogaba como “tentativa de homicidio agravado por el vínculo”, sin embargo, tras el fallecimiento de las dos personas, lo estableció como “homicidio seguido de suicidio”.