Manuel de Aguas, un joven de 24 años que se mandó a implantar dos aletas de silicona en cabeza.

“La nueva etapa de mi metamorfosis ha comenzado oficialmente”, así le contó el artista español a sus seguidores que su deseado implante de aletas en el cráneo era una realidad.

Cada aleta pesa 500 gramos y tienen unos microchips que, según dice, le “permiten recibir información como vibraciones de sonido, humedad, presión y temperatura”.

Publicidad

En sus redes sociales, el joven aseguró que tuvo que realizarse el procedimiento en Japón porque en varios centros médicos de España se negaron a realizarlo.

Este joven hace parte de la Sociedad Transespecie, una organización creada en 2017 y compuesta por personas que se modifican su cuerpo al no considerarse completamente humanos.