En China, un hombre se convirtió en taxista para dar con el paradero de su hija que desapareció cuando tenía solo tres años. Tras 24 años de búsqueda e incertidumbre, lograron rencontrarse.

Wang Mingqing perdió a su hija Qifengen 1994 mientras atendía un puesto callejero de fruta. En medio de un descuido, la niña desapareció.

Luego de años de búsqueda infructuosa, Wang decidió volverse taxista para difundir su caso a la mayor cantidad de personas posible.

Este hombre mostraba un cartel con los datos de su pequeña a cada uno de los pasajeros que se montaba a su carro.

Publicidad

La historia se hizo popular en su país y finalmente llegó a oídos de una mujer que contactó a la policía al ver que su descripción coincidía con la de la menor desaparecida.

Luego de practicarse un examen de ADN que confirmaba su identidad, Qifeng, quien ahora tiene 27 años, está casada y tiene dos hijos, volvió a encontrarse con su familia.