Una huelga convocada por el sindicato de servicios alemán Verdi obligó a la cancelación de cientos de vuelos y afectó a varios aeropuertos así como a servicios de trenes, entre otros.

La compañía aérea Lufthansa canceló más de 800 vuelos en los aeropuertos de Fráncfort, Bremen, Colonia-Bonn y Múnich, debido a la huelga de trabajadores convocada por el sindicato alemán del sector servicios Verdi.

Los servicios de trenes de cercanías, las líneas de autobuses urbanos, y la recolección de basuras, entre otros, se vieron afectados.

“Se habla de humor festivo en la economía alemana, de tiempos dorados para la economía alemana. Para los accionistas, se distribuyeron cifras récord de 46.500 millones de euros”, indicó Frank Bsirske, titular del sindicato Verdi.

Verdi pide una subida salarial del 6 % para cerca de los 2,3 millones de empleados del sector público en Alemania.

Los sindicatos llamaron a realizar de aquí al viernes otros paros en los servicios de trenes, recogida de basuras y guarderías.