El huracán Sally, de categoría 2, tocó tierra este miércoles en Gulf Shores (Alabama) con vientos máximos sostenidos de casi 105 millas por hora (165 km/h) y la marejada ciclónica que lo acompaña está produciendo inundaciones en una franja de la costa norte del Golfo de México.

Le puede interesar: La recesión mundial sería menos dura de lo previsto en 2020: OCDE

Sally, que en los últimos días estuvo casi estacionario cerca de la costa de Luisiana, giró hacia el nornoreste y fortaleció sus vientos antes de impactar en el sureste de Alabama.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE. UU., señaló ya antes del aterrizaje de Sally, que se estaban desarrollando «inundaciones repentinas y catastróficas» desde el oeste de Tallahasse, capital de Florida, hasta la bahía de Mobile, en Alabama.

Además de la marejada ciclónica en la costa es posible que en los ríos de la zona se produzcan desbordes e inundaciones de moderadas a mayores.

Sally avanza ahora en dirección nornoreste a 3 millas por hora (6 km/h) y se espera que las condiciones de huracán se mantengan durante la jornada de este miércoles.

Publicidad

Más de 330.000 personas se encuentran sin electricidad en las zonas del noroeste de Florida y el sureste de Alabama afectadas por el impacto del huracán, según la web PowerOutage.