Al menos dieciséis personas murieron en el incendio de una fábrica de explosivos industriales y de municiones de la empresa Elastik en la región de Riazan, en el centro de Rusia, a unos 200 km al sur de Moscú, anunciaron este viernes los servicios de socorro.

El Ministerio de Situaciones de Emergencia apuntó en un comunicado que “estalló un incendio al término de un proceso tecnológico” en esa fábrica pero que “nada amenaza a la población” de las localidades vecinas.

 

Lea más: “Las bases de datos del Dane no son confiables”: registrador Alexander Vega

 

Las autoridades regionales dieron un primer balance de 15 muertos, pero más tarde anunciaron que un hombre que estaba hospitalizado, herido de gravedad, había fallecido.

“Oficialmente, dieciséis personas han muerto en este incidente”, informó el gobierno de la región de Riazan en un comunicado. “Se desconoce la suerte que ha corrido una persona, los servicios de rescate están buscándola”, precisó.

 

Le puede interesar: Cae en Jamaica exmilitar colombiano implicado en asesinato del presidente haitiano

 

Más de 170 bomberos y socorristas y decenas de vehículos de bomberos fueron desplegados para controlar el fuego. El ministro ruso interino de Situaciones de Emergencia, Alexander Chuprian, también acudió al lugar.

Según su página web, Elastik está considerada como una “empresa estratégica” por el gobierno ruso y pertenece, según la web de la empresa, al conglomerado estatal Rostec, que agrupa varias fábricas de productos industriales o de alta tecnología, tanto de uso civil como militar.

 

Lea más: España suspende la extradición a EE. UU. de “El Pollo” Carvajal

 

Tras haber quebrado en 2015, los talleres de Elastik se utilizan desde 2017 por otras empresas activas en el sector de los explosivos, según Interfax. El taller afectado quedó completamente destruido por las llamas, informaron los socorristas.

Estos últimos difundieron imágenes del humo emanando de una construcción parcialmente derruida, entre escombros carbonizados. La planta parece encontrarse en medio de una zona forestal.

 

Conozca más: Pfizer asegura que su vacuna contra el COVID-19 para niños supera el 90 % de eficacia

 

El incendio podría deberse a una “violación de los procesos tecnológicos” y de las “normas de seguridad”, según una fuente de las fuerzas de seguridad, citada por la agencia de prensa Interfax.

El Comité de investigación ruso, encargado de los principales casos criminales, anunció además que había abierto una investigación por “violación de las normas de seguridad en un sitio peligroso”.

 

Lea además: Talibanes decapitaron a una jugadora de voleibol y publicaron imágenes del crimen

 

Otras explosiones e incendios en Rusia

Las explosiones o incendios accidentales son bastante frecuentes en Rusia, por el vetusto estado de sus infraestructuras (muy a menudo de la época soviética) y la falta de las normas de seguridad.

En diciembre de 2020, once personas murieron en un incendio declarado en una residencia de ancianos de la región de los Urales.

 

Lea también: Tercera dosis de vacuna de Pfizer/BioNTech contra el COVID-19 tiene 95,6 % de eficacia

 

En enero de ese mismo año, once personas fallecieron en otro incendio en Tomsk, en el centro del país, y otras cuatro en otro ocurrido en Moscú, en refugios para migrantes.

El incendio más grave de los últimos años data de 2018, cuando 64 personas perdieron la vida en un centro comercial, arrasado por las llamas y cuyos sistemas de alarma y salidas de emergencia estaban fuera de servicio.

 

Conozca más: Supersociedades aceptó desistimiento de reorganización de Monómeros S.A.

 

En San Petersburgo, el fuego destruyó, en abril de 2021, la emblemática fábrica Nevski. El edificio, muy deteriorado y parcialmente abandonado, albergaba talleres industriales y oficinas.

En Rusia también son relativamente habituales los accidentes en fábricas y en almacenes de explosivos y de fuegos artificiales, sobre todo cuando se trata de depósitos de municiones del ejército.

En octubre de 2020, el incendio de unos matorrales se expandió hasta alcanzar un almacén de municiones de la región de Riazan, provocando enormes explosiones. Unos dos mil habitantes de pueblos vecinos tuvieron que ser evacuados.