El temor de que Perú pueda regresar a las épocas de barbarie y corrupción del fujimorismo le ha permitido subir en las encuestas al socialista Pedro Pablo Kuczynski, pero no es seguro que mañana él pueda derrotar a Keiko Fujimori.