Cinco personas murieron en el incendio registrado el jueves en una de las instalaciones del Serum Institute of India, el mayor fabricante de vacunas del mundo, situado al oeste de India, desde el que se exportarán vacunas contra el coronavirus a países como Brasil.

«Cinco personas murieron» en el incendio, dijo a la prensa el alcalde de Pune, Murlidhar Mohol, ciudad india donde se encuentra esta planta.

Las televisiones indias mostraron una enorme humareda gris sobre la sede del instituto Serum, donde se producen en este momento millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Sin embargo, según estos medios y la propia empresa, el incendio fue declarado en un lugar que está en obras, apartado de las instalaciones donde se fabrican las vacunas.

«Las instalaciones de producción de vacunas no se vieron afectadas y el incendio no tendrá impacto en la producción», declaró a la AFP una fuente del instituto Serum, confirmando que «el fuego se produjo en la nueva fábrica en construcción».

«Estamos profundamente entristecidos y ofrecemos nuestro más sentido pésamo a las familias de que los que fallecieron», declaró el presidente de Serum, Adar Poonawalla, mediante un tuit, sin más detalles.

 

India es el segundo país más afectado por el COVID-19, después de Estados Unidos, con más de 10 millones de casos declarados, aunque su tasa de mortalidad es una de las más bajas del mundo.

India inició el sábado una de las campañas de vacunación más ambiciosas del mundo, para inmunizar a 300 millones de personas hasta julio.