Un buzo militar encontró intacto uno de los dispositivos de la caja negra del avión de Lion Air que se estrelló el lunes en el mar de Java con 189 ocupantes, lo que permitirá a las autoridades indonesias emitir un informe preliminar sobre el accidente en un mes.

El submarinista de la Marina, Hendra Saputra, halló el dispositivo que registra los datos de vuelo a una profundidad de unos 30 metros en el suelo fangoso de las aguas cercanas al cabo Karawang, aunque los equipos de búsqueda continúan sin localizar la caja que grabó las conversaciones en la cabina.

Publicidad

Expertos del Comité Nacional de Seguridad en el Transporte (KNKT) analizarán el dispositivo y tardarán unos seis meses en completar el proceso, según el director de este comité, Soerjanto Tjahjono, que prevé publicar un informe preliminar en un mes.

El jefe de Investigaciones y Cooperación del KNKT, Irdriantono, aumentó el plazo para finalizar una investigación completa a un máximo de un año y pidió paciencia durante el trabajo del organismo gubernamental.

«No es fácil, tenemos que extraer los datos y procesarlos, son solo números (…) una vez procesados los podremos convertir en gráficos y compararlos con el resto de información que tenemos», explicó Irdriantono en conversación telefónica.

Por el momento, solo se han recogido del mar fragmentos pequeños del avión, pertenencias de los ocupantes y restos humanos en 56 bolsas mortuorias que se cree pertenecen a una decena de personas, según los últimos datos de Basarnas.

El portavoz de Lion Air, Danang Mandala Prihantoro, anunció en un comunicado la primera identificación de una de las víctimas, Jannatun Shintya Dewi, gracias al ADN que las familias han entregado a las autoridades.

Los familiares recibieron los restos mortales de la pasajera del vuelo JT 610 ayer en una ceremonia en el hospital policial de Yakarta, y después transportaron el cuerpo en avión hasta la provincia de Java Oriental, donde fue enterrada hoy.