El presidente de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Jalifa bin Zayed al Nahyan, concedió el perdón al británico Matthew Hedges, esposo de la colombiana DanielaTejada, que fue condenado a cadena perpetua por espionaje, anunció el Ministerio de Asuntos Exteriores.

El perdón presidencial tiene «efecto inmediato», lo que le permite a Hedges abandonar el país cuando finalicen los trámites burocráticos, según un comunicado del Ministerio.

La semana pasada, tras conocerse la condena contra Hedges, de 31 años, Daniela Tejada, emprendió una fuerte campaña y presionó al gobierno británico para que hiciera todo lo posible por conseguir su liberación.

Tras la decisión, en una breve declaración a los medios, Tejada dijo que la «pesadilla» de la familia ha terminado y que el perdón presidencial «es la mejor noticia» que pudo haber recibido.

«El que él vuelva a casa conmigo y con el resto de la familia es mucho más de lo que yo hubiera esperado que ocurriera esta semana. Agradezco a todos por vuestro apoyo. Sin la participación de los medios, el abrumador apoyo de académicos, gente de todo el mundo, el trabajo del equipo de diplomáticos en EAU y la intervención del ministro Hunt, esto nunca hubiera pasado», agregó Tejada.

Hedges, doctorando de la Universidad de Durham, fue detenido el pasado mayo en Dubái y acusado de espionaje para el gobierno británico, cargos por los que la semana pasada fue declarado culpable por un tribunal de Abu Dabi, capital de EAU.

El perdón a Hedges fue decretado en conjunto con un paquete de 785 órdenes de clemencia aprobadas por el jeque Jalifa bin Zayed, con motivo del día nacional de EAU.

Publicidad

La familia del sentenciado solicitó la clemencia en una carta escrita al presidente emiratí.

El ministro de Asuntos Exteriores de EAU, Anwar Gargash, expresó en el comunicado que el perdón presidencial permite «cerrar este capítulo y concentrarse en los muchos aspectos positivos de la relación» bilateral.

Asimismo, el Ministerio reiteró que la condena contra Hedges se basó en pruebas obtenidas de los dispositivos electrónicos del británico, en labores de vigilancia y en las pruebas proporcionadas por el propio Hedges, incluida documentación que «corrobora» su reclutamiento por un servicio de inteligencia extranjero.