Reino Unido autorizó infectar con coronavirus a personas sanas para probar la eficacia de los fármacos y las vacunas.

Asimismo, iniciarán en las próximas semanas, pruebas clínicas con 90 voluntarios, de entre 18 y 30 años, que serán compensados por su participación.

Ellos serán inoculados de manera segura y controlada para determinar, en una primera fase, la cantidad mínima de virus requerida  para que se genere infección, lo que facilitará después probar los medicamentos.

Publicidad

Esto convierte a Reino Unido en el primer país del mundo que efectúa este tipo de estudios desde que empezó la pandemia, tras ser aprobados por un comité de ética.