En un texto de 117 páginas el legislativo estadounidense pidió dar un radical giro en la política antidroga dirigida por el Departamento de Estado para reducir la entrada de drogas al país norteamericano.

Tras 18 meses de investigación, se concluyó que la actual guerra contra las drogas ha costado miles de millones de dólares de los contribuyentes sin poner fin a las altas tasas de violencia y corrupción en gran parte del hemisferio occidental y por el contrario, las ha recrudecido.

Especialmente porque esta es una amenaza cada vez más compleja que requiere una estrategia a largo plazo más ágil y adaptativa, alertando que las políticas actuales se quedan cortas en comparación a la rápida evolución de este negocio ilegal.

El informe dedica un capitulo a Colombia, según la congresista Juanita Goebertus recomienda cambios considerables.

Publicidad

Para la congresista esta es una invitación a iniciar un nuevo capítulo en la política antidroga entre Colombia y Estados Unidos.