La costa este de Estados Unidos se prepara para una potente tormenta que combina vientos huracanados, lluvias torrenciales, fuertes nevadas y poderosas olas.

Los servicios de emergencia y las autoridades se preparan para atender todo tipo de situaciones producidas por una fuerte tormenta que se ceñirá sobre Estados Unidos en las próximas horas y hasta el fin de semana

Se esperan todo tipo de daños, desde cortes de energía, inundaciones, ráfagas de viento destructoras, congestiones viales y retrasos en los vuelos.

Este temporal, que podría convertirse en una bombogénesis o ciclón bomba, se sentirá desde el norte de Georgia hasta el sur de Maine, amenazando casi 1.500 kilómetros de terreno estadounidense.

Mediante su Twitter, el Servicio Meteorológico Nacional emitió una alerta para Boston:

Varios de los estados que podrían resultar afectados han enfrentado fuertes lluvias e inundaciones en los últimos días.