Atacantes en columnas organizadas, una mujer gritando instrucciones desde un megáfono y visitas sospechosas el día anterior. Los investigadores indagan si el asalto al Congreso de Estados Unidos el 6 de enero fue planeado, con ayuda de gente de dentro.

Inquietantes videos, fotografías y comunicaciones por internet podrían apuntar hacia una supuesta conspiración.

Un vídeo muestra cómo más de una docena de hombres, vestidos con ropa similar a la de las fuerzas de asalto, suben los escalones del Capitolio en fila, atravesando la densa multitud hacia las puertas del edificio.

En otro, una mujer con un gorro rosa da instrucciones con un megáfono a otras personas dentro de la sede del Congreso, indicándoles dónde ir.

Y varios hombres, incluyendo a dos que consiguieron entrar en la cámara del Senado, llevaban tiras de plástico que podrían ser usadas para inmovilizar a rehenes.

Algunos funcionarios consideran que muchos de los manifestantes pro-Trump que allanaron las oficinas de los principales legisladores del Congreso, como la de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, parecían saber cómo moverse en el laberíntico Capitolio.

Publicidad