La República Islámica de Irán ha mantenido una compleja relación con las mascotas a lo largo de los años, pero ahora se plantea directamente su prohibición al considerar a animales como perros y gatos “peligrosos” e “impuros”.

“Los animales causan un cambio gradual en el estilo de vida iraní e islámico y sustituye el amor y los lazos sentimentales entre las personas por el de los animales”, reza un esbozo de ley enviado este mes al Parlamento de Irán.

El proyecto de la “Ley de Protección Pública contra los Animales Peligrosos y Nocivos” propone la prohibición de “la importación, reproducción, crianza, venta o transporte de animales peligrosos y sucios”, además de su presencia en espacios públicos.

Le puede interesar: El hambre se propaga en Afganistán y deja a bebés con desnutrición al borde de la muerte

Entre los animales peligrosos se citan cocodrilos, tortugas, serpientes, camaleones, ratas y monos. Pero también otros más comunes como perros, gatos y conejos.

Si el texto fuese aprobado, esas acciones se multarían con cantidades entre 10 y 30 veces el salario mínimo del país y la confiscación de los animales.

La ley permite que determinados organismos, como la Policía, laboratorios farmacéuticos y las Fuerzas Armadas, entre otros, puedan tener animales.

Y establece que si una persona quiere un perro o un gato puede solicitar un permiso especial en la oficina fiscal de cada provincia, que “investigará” las peticiones.

Vea también: De La Calle no descarta ser candidato, pero pide unidad en listas de la Coalición de la Esperanza

Impuros

Los 75 parlamentarios -de un total de 295 del hemiciclo- que han presentado la legislación argumentan que los animales propagan enfermedades, “crean impurezas”, causan “daños psicológicos”, “estrés” y “dañan el espíritu de las personas”, entre otras cuestiones.

Y es que el islam considera a los perros animales impuros, lo contrario de muchos países que lo consideran el mejor amigo del hombre.

Se trata de un “nayes esencial” para esta religión, es decir, su contacto deja al musulmán en un estado de impureza que le impide cumplir con sus ritos religiosos.

El sudor, la saliva y el pelo de los perros “ensucian” a las personas y provocan que la oración “no sea válida”, en opinión del líder supremo de Irán, Ali Jameneí.