Luego que el Gobierno de Hassan Rohani dejara en libertad a los cinco estadounidenses, Washington indultó a siete iraníes también con nacionalidad americana cuyos nombres no fueron revelados.

El canje de reos y el levantamiento de sanciones contra Irán dan un giro a las tensiones entre los dos Gobiernos que se originaron en 1979 cuando rompieron relaciones por la denominada Revolución Islámica, encabezada por el clérigo Shií liderado por el Ayatolá Jomeini que revocó al régimen del Sha de Irán.

El Sha Mohammad Reza mantuvo comunicación cercana con el Gobierno de Estados Unidos, especialmente porque compartían el interés de detener la expansión de la Unión Soviética. Hoy, el Gobierno de Vladimir Putin considera desbloquear una línea de crédito de 5.000 millones de dólares a Irán con el propósito de elevar intercambios comerciales a 10 mil millones de dólares anuales. Rusia ya construyó dos reactores nucleares en Bushehr y le vendió a Irán misiles S-300.

Hoy, Israel critica los acercamientos de Irán con la comunidad internacional. El Primer Ministro Benjamín Netanyahu dijo que “ahora Irán tiene más medios para invertir en sus actividades terroristas, y que Israel está preparada ante cualquier amenaza”

Por el levantamiento de sanciones, las multinacionales concentran su interés en los hidrocarburos de Irán. Alemania, Francia e Italia han enviado delegaciones comerciales a Teherán para intentar adelantarse a las pretensiones económicas de Turquía, Rusia y China que es hoy el mayor comprador de crudo iraní. Alemania ya anunció que planea exportar a Irán 10 millones de euros en maquinaria durante los próximos cinco años.

De parte de Irán, se conoció que el presidente Hasan Rohani viajará en los próximos días a Italia y Francia. La compañía aeronáutica Airbus está atenta a la visita del mandatario.