Los enfrentamientos entre los grupos armados palestinos en la Franja de Gaza e Israel han causado al menos 70 muertos y provocaron este miércoles la movilización de la comunidad internacional para evitar una “guerra a gran escala”.

Así pues, Israel en un aviso histórico y sin precedentes le pidió a los habitantes de todo el país que acudan inmediatamente a los refugios antibombas.

El movimiento islamista Hamas anunció una andanada de 130 cohetes contra el territorio israelí, con lo cual el número de proyectiles lanzados desde el diminuto enclave palestino se eleva “aproximadamente” a 1.500 desde que el conflicto empezó a degenerar, el pasado lunes, según el ejército israelí.

 

Le puede interesar: Es injusto señalar a aquel que se expresa pacíficamente como vándalo, terrorista o criminal: Duque

 

Hamas advirtió que este nuevo ataque era una respuesta a la destrucción de un gran edificio de una decena de plantas en Gaza, donde estaban situada, entre otras, las oficinas de la cadena de televisión local Al Qods.

Los ataques fueron constantes a lo largo del día, a uno y otro lado de la frontera. En la Franja de Gaza murieron 65 personas, de las cuales 16 eran niños.

Del lado israelí se informó de al menos siete víctimas mortales. Un soldado murió por el disparo de un misil antitanque y un niño de seis años tras la explosión de un proyectil en Sederot.

 

Vea también: Gobierno levanta restricción de vuelos provenientes de Leticia y Brasil

El ejército israelí informó de una alerta de disparos de cohetes en el norte de Israel por primera vez desde el inicio de los enfrentamientos. Hasta ahora los objetivos se habían circunscrito al centro y sur del país.

Hamás también reconoció la muerte de varios comandantes, entre ellos Bassem Issa, jefe de su rama militar en la ciudad de Gaza.

Estos son los combates más intensos desde la guerra de 2014, lo que llevó a Estados Unidos a anunciar el envío de un emisario a la región, Hady Amr, subsecretario de Estado adjunto a cargo de los asuntos israelíes y palestinos.