En medio de la crisis migratoria que divide a Europa, el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, y el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se comprometieron a sellar un frente antiinmigración, que genere un cambio histórico en el continente europeo.

“Hoy comienza un viaje que nos acompañará durante los próximos meses hacia una Europa diferente, un cambio en la Comisión Europea y las políticas europeas”, indicó Salvini.  

Ambos políticos comparten su visión contra la inmigración ilegal, y aseguran que la llegada de refugiados promueve el terrorismo, por lo que insistieron en formar una alianza opositora que vaya en contra de la iniciativa que lidera el presidente francés, Emmanuel Macron, a favor de la política inmigrante.