Italia permitirá desde el próximo lunes la reapertura de diversos espacios de ocio como los cines, uno de los últimos sectores aún suspendidos por la crisis del coronavirus, pero retrasará hasta el 14 de julio la vuelta de las discotecas.

El primer ministro Giuseppe Conte firmará en las próximas horas un nuevo decreto con las nuevas aperturas dirigidas al sector del entretenimiento, que proseguirían el proceso de desescalada.

Es el caso de los cines y teatros, que aún siguen cerrados y que podrán reabrir el lunes siempre y cuando lo hagan con un sistema de reserva de asientos y garantizando una distancia de un metro entre sus clientes, por lo que deberán reducir sus aforos.

En el caso de espectáculos en sala, podrán acoger un máximo de 200 espectadores, y mil si son al aire libre.

Por otro lado el lunes se volverán a permitir los deportes con amigos en aquellas regiones que hayan confirmado con las autoridades sanitarias que su práctica no pone en riesgo el control de la curva epidemiológica.

También se recuperarán las zonas de juego en los parques para los niños, respetando siempre las normas de distancia social de al menos un metro entre personas, así como las salas de juego, de apuestas, bingos, centros de estética y termas.

Hasta el 30 de junio seguirán prohibidos los viajes hacia o desde países de fuera de la Unión Europea, excepto si son por motivos de trabajo, de salud o una «absoluta urgencia».

Publicidad

Italia ha registrado 236.142 contagios desde el comienzo de la crisis, el 21 de febrero, con un repunte de 379 casos en las últimas 24 horas.