Japón anunció el lunes el cierre de sus fronteras a todos los visitantes extranjeros para frenar la variante ómicron del covid-19 y durante la jornada, los ministros de Salud del G7 se reunirán de urgencia para intentar trazar una estrategia común ante este avance de la pandemia.

Tres semanas después de haber flexibilizado algunas restricciones, Japón decidió implantar estrictos controles fronterizos, algo que muchos consideraban cosa del pasado.

Lea también: La OMS advierte al mundo: Variante ómicron representa “un riesgo muy alto”

“Vamos a prohibir la (nueva) entrada de extranjeros de todo el mundo a partir del 30 de noviembre”, dijo el primer ministro japonés Fumio Kishida a la prensa.

Ómicron, detectada inicialmente en el sur de África, ya está presente en numerosos países en todo el mundo.

También puedes leer: Es inminente la llegada de la variante Ómicron a Colombia, dicen especialistas

Este lunes los ministros de Salud del G7 (Francia, Estados Unidos, Canadá, Alemania, Italia, Japón y Reino Unido) se reunirán “para discutir la evolución de la situación sobre ómicron”, en un encuentro de urgencia en Londres, que ostenta la presidencia temporal del G7.

Con más de cinco millones de fallecidos en todo el mundo desde que se declaró la pandemia en 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) consideró la nueva variante ómicron como “preocupante”.