El primer ministro británico, Boris Johnson, sumido en una profunda crisis política por la renuncia de varios miembros de su Gobierno, dijo este miércoles en el Parlamento que su intención es “seguir” al frente del Ejecutivo.

Johnson compareció hoy en la sesión de control en la Cámara de los Comunes, en la que tanto los partidos de la oposición como algunos diputados conservadores le exigieron la renuncia a raíz de la serie de escándalos que han salpicado su mandato.

Le puede interesar: “Muerte de Iván Márquez sigue en verificación”: Mindefensa

“El trabajo de un primer ministro en tiempos difíciles, en circunstancias en las que se le ha dado un mandato colosal (por las elecciones generales de 2019), es seguir adelante y eso es lo que voy a hacer”, afirmó el jefe del Gobierno.

Johnson -que ayer recibió las renuncias de Rishi Sunak como titular de Economía y de Sajid Javid como ministro de Sanidad- hizo esta afirmación después de que el diputado “tory” Tim Loughton le preguntase en qué circunstancias el “premier” creía que podía dimitir.

“Cuando los momentos son duros y el país afronta presiones económicas, con la mayor guerra en Europa en 80 años (Ucrania), es el momento en que uno espera que un Gobierno continúe con su trabajo y no se marche”, puntualizó el primer ministro.

Johnson afronta hoy una hemorragia de dimisiones en su Gobierno, en su mayoría de secretarios de Estado, después del último escándalo en torno al diputado Chris Picher.

Le recomendamos leer: Jhonatan Torres firma preacuerdo para aceptar responsabilidad por muerte de Adriana Pinzón

El primer ministro reconoció ayer, tras haberlo negado en un principio, que sí sabía que Pincher -exresponsable de la disciplina del grupo parlamentario conservador- había sido investigado en el pasado por comportamientos inapropiados hacia hombres.