El primer ministro británico, Boris Johnson, que pasó la noche en cuidados intensivos tras el deterioro de su estado de salud debido al coronavirus, recibió oxígeno pero no se le ha aplicado un respirador, afirmó el martes uno de sus ministros.

«El primer ministro ha recibido algo de oxígeno», dijo el ministro del gabinete Michael Gove a la emisora de radio privada LBC. Pero «no se le ha aplicado un respirador», agregó, precisando que el aparato está allí por si es necesario.

Único líder de una gran potencia enfermo de covid-19, Johnson, de 55 años, fue ingresado en el Hospital St Thomas de Londres el domingo para ser sometido a pruebas debido a que sus síntomas persistían al cabo de semana y media.

El lunes por la tarde, su salud «se deterioró y, por consejo de su equipo médico, fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos», había informado por la noche un portavoz de Downing Street.