Un menor de 16 años y origen latinoamericano ingresó en un centro cerrado tras ser detenido por asesinar a su bebé recién nacido, al que arrojó a un río, informaron este jueves fuentes judiciales.

Los hechos ocurrieron este martes, cuando el joven, supuesto padre del niño, fue sorprendido por transeúntes mientras se disponía a enterrar al bebé junto al río Besós en Sant Adriá, Barcelona.

En ese momento, la reacción del joven fue lanzar el bebé al río, y desde entonces bomberos, policías y personal de Salvamento Marítimo han buscado el cuerpo, incluso con un helicóptero, en las aguas y orillas del Besós, e incluso en el mar por si la corriente lo hubiera arrastrado a la desembocadura.

Según el diario Vanguardia de España, ese martes al final de la tarde, el joven entró a un bar, iba bien vestido pero estaba empapado, y le pidió al camarero si podía cargar su celular, que tenía que hacer una llamada urgente. Luego le preguntó: «¿Me puedo quedar aquí en el bar un rato? Me quieren matar».

Publicidad

Poco tiempo después, aparecieron los padres del joven que se lo llevaron sin decir mucho más. De ahí, el padre y el hijo se fueron a la comisaría, donde el chico confesó que había matado a su hijo recién nacido y lo había tirado al río.

Hasta ahora solo se ha hallado una maleta con ropa del bebé y rastros de sangre. También un hoyo en el que el chico habría intentado enterrar a su hijo. 

Embarazo oculto

El diario El País de España, explicó que “la madre, también menor de edad, había quedado embarazada y logró ocultar su estado hasta llegara término”. Esperaron a que el niño naciera y al no ser deseado, decidieron deshacerse de él.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña informó este jueves que el juez de guardia de menores, tras tomar declaración al joven, ordenó su internamiento en régimen cerrado en un centro de menores al considerar los hechos como asesinato.

Las autoridades no han difundido detalles sobre los presuntos implicados debido a que son menores y estar el caso sometido a sumario, pero medios de comunicación locales avanzaron que el joven es de origen latinoamericano.

Una cadena de televisión, La Sexta, incluso señaló que la madre tendría 13 años, según le indicó un agente policial, y habría logrado esconder su embarazo a la familia. El pequeño habría nacido en un hostal donde la pareja había reservado una habitación.

El dueño de ese hostal de Sant Adriá declaró que “los jóvenes llegaron solos el lunes y se fueron al día siguiente con un bebé, del que le dijeron que tenía varias semanas de edad”, añadió la cadena televisiva.