Una estudiante de tercer año de la escuela secundaria Fort Osage, en Kansas, venció al cáncer tres veces, sin embargo, falleció por complicaciones de COVID-19.

A la edad de cuatro años, a Aspen Deke se le diagnosticó la forma positiva del cromosoma Filadelfia de leucemia linfoblástica aguda y se le dio un pronóstico desalentador. Además, pasó por varios años de quimioterapia y un trasplante de médula ósea.

Publicidad

No obstante, en noviembre de 2020 le confirmaron que era positiva para el nuevo coronavirus.

Sus padres dijeron que el COVID-19 fue mucho peor que el cáncer. “Al menos con el cáncer, por muy malo que parezca y de miedo, pero hay muchas cosas que sabes al respecto. Pueden decir, ‘esto es lo malo que es, esto es lo que vamos a hacer. Esto es lo que esperamos’. Pero con esto todo es desconocido”, dijo Eric Deke a FOX4.

La joven fue admitida en el Children’s Mercy Hospital casi dos semanas antes de Navidad, y estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos desde la víspera de Año Nuevo. La mayor parte de ese tiempo lo pasó intubada en un ventilador.

Su familia confirmó que Deke, de 17 años de edad, falleció el sábado por la noche en los brazos de su mamá y su papá; agradecieron a todos por el apoyo.