Un juez federal determinó este martes que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro deberá usar tapabocas contra el coronavirus cuando esté en público.

Este hecho es algo que el gobernante se ha negado a hacer en diversas ocasiones.

La decisión fue dictada por el magistrado Renato Borelli, de un tribunal del Distrito Federal de Brasilia, donde desde marzo pasado es obligatorio el uso de tapabocas en lugares públicos, según un decreto dictado por las autoridades locales.

Bolsonaro, uno de los mandatarios más negacionistas del virus y su gravedad, ha circulado a menudo por Brasilia sin la máscara, en una clara violación de esas reglas, así como ha participado en actos y manifestaciones en las que no se respetan otras normas adoptadas por la pandemia, como el necesario distanciamiento entre personas.

«La conducta del presidente de la República, que se ha rehusado a usar la máscara facial en actos y lugares públicos en el Distrito Federal, muestra una clara intención de incumplir las reglas», dice la decisión adoptada por Borelli.

En caso de que Bolsonaro insista en presentarse en lugares públicos sin el tapabocas, deberá ser multado en la suma de 2.000 reales (unos 400 dólares), como ocurre con todo ciudadano que reside en el Distrito Federal.

Brasil es el segundo país más afectado del mundo por la pandemia de COVID-19, detrás de Estados Unidos, y hasta hoy suma más de 51.000 muertos y 1,1 millones de casos.

Brasilia, con una población de unas 3 millones de personas, contabiliza 34.200 contagios y 410 muertes.