El empresario colombiano Alex Saab, supuesto testaferro de Nicolás Maduro, vio rechazado un recurso interpuesto ante el Supremo Tribunal de Justicia de Cabo Verde (STJ) para obtener la libertad.

Los abogados de Saab, detenido a petición de Estados Unidos, que le reclama por supuesto blanqueo de dinero, presentaron la semana pasada ante el STJ un recurso de «habeas corpus» para determinar su detención.

El recurso se interpuso por haberse «excedido el periodo máximo permitido para permanecer en prisión«, por lo que «Saab se encuentra detenido ilegalmente«, según alegó el equipo legal del empresario colombiano, detenido el pasado 12 de junio.

El exjuez español Baltasar Garzón, que lidera el equipo defensor de Saab, aseveró este mes que «el plazo máximo de privación de libertad en el marco de un proceso de extradición, bajo la legislación caboverdiana, es de ochenta días«.

Por ese motivo, los abogados requerían su excarcelación para que «permanezca en libertad, bajo vigilancia, hasta que la decisión sobre su proceso de extradición se resuelva«.

Sin embargo, el STJ, con sede en Praia, capital caboverdiana, dictaminó que el Ministerio Público tiene derecho a solicitar una prórroga de la detención, explicaron fuentes de la defensa.

Publicidad

Otro motivo para cambiar la prisión preventiva tiene que ver con el frágil estado de salud de Saab, pero este supuesto también fue rechazado por el tribunal, que aún debe pronunciarse sobre su extradición a EEUU.

Este octubre, el supuesto testaferro de Maduro presentó su caso de extradición ante el Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO), bloque regional al que pertenece Cabo Verde.

Ese tribunal se mostró favorable la semana pasada a que Cabo Verde permita una atención médica externa al empresario colombiano.

Saab fue detenido el pasado 12 de junio cuando su avión hizo escala para repostar en el Aeropuerto Internacional Amilcar Cabral de la isla caboverdiana de Sal.

Lo anterior tras una petición de Estados Unidos cursada a través de Interpol por supuestos delitos de blanqueo de dinero.