Un tribunal de Ecuador ordenó la prisión preventiva, mientras dure la investigación, de Jacobo Bucaram Pulley, hijo del expresidente Abdalá Bucaram, en un caso de delincuencia organizada y por la presunta venta irregular de insumos médicos a hospitales durante la pandemia del COVID-19.

La Fiscalía General del Estado confirmó esta noche que la unidad judicial que investiga el caso extendió por 30 días la instrucción de un asunto que también salpica a Abdalá Bucaram y a tres agentes de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) de Quito.

«Prisión preventiva para Jacobo B. P. Fiscalía lo vinculó al proceso por presunta delincuencia organizada, en el que también son procesados 3 agentes de la AMT y Abdalá B. O. La instrucción fiscal se extendió por 30 días más», indicó la Fiscalía en su cuenta de Twitter.

Según fuentes periodísticas, Jacobo Bucaram sería trasladado a una cárcel de máxima seguridad en la ciudad andina de Latacunga, a unos 90 kilómetros al sur de Quito.

Este pronunciamiento se dio tras un día de espera por conocer la situación de Jacobo Bucaram, quien fue expulsado la noche de este viernes de Colombia y conducido a la capital ecuatoriana, donde se celebró la audiencia de formulación de cargos.

Publicidad

Las autoridades colombianas detuvieron en Medellín al hijo del expresidente Bucaram, que había ingresado de forma irregular al país a mediados de este año.

Migración Colombia señaló que sería expulsado del país por un periodo de diez años.

En junio pasado, la Justicia ecuatoriana dictó prisión preventiva para tres hijos del expresidente Bucaram por presunta asociación ilícita para la venta irregular de insumos a hospitales de Guayaquil.

Un tribunal dictó la prisión preventiva para Abdalá (hijo), Jacobo y Mishel Bucaram «por presunta asociación ilícita para la venta irregular de insumos a hospitales de Guayaquil».

El exmandatario, que gobernó Ecuador entre 1996 y 1997, fue arrestado el mes pasado en el marco de una investigación por presunta delincuencia organizada.