El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó este jueves «monstruo» a la senadora Kamala Harris, quien podría convertirse en la primera vicepresidenta negra del país.

El mandatario republicano, muy rezagado en la carrera por la Casa Blanca el 3 de noviembre frente a su rival Joe Biden, y con un desempeño especialmente malo en las encuestas entre votantes mujeres, usó dos veces esta palabra, refiriéndose a Harris como «este monstruo».

Publicidad

En su primera entrevista desde que se contagió de COVID-19, Trump dijo que el vicepresidente Pence «destruyó» a Harris en su debate del miércoles.

«Todo lo que dice es mentira», dijo Trump sobre la compañera de fórmula de Biden, en declaraciones a Fox Business News durante casi una hora.

Vea también: Superindustria ordena a TikTok cumplir con el estándar colombiano de protección de datos

Kamala Harris, quien también es la primera persona de ascendencia india en competir por la vicepresidencia de Estados Unidos, pasó la mayor parte del duelo televisado con Pence atacando a Trump por su respuesta al COVID-19, acusándolo de encabezar lo que según dijo fue «el mayor fracaso de cualquier administración presidencial en la historia de nuestro país».

En la entrevista, Trump describió a Biden, quien es líder en casi todas las encuestas de opinión importantes a nivel nacional, como «mentalmente incapaz».

«Todo el mundo lo sabe», afirmó el presidente, y predijo que «Biden no será presidente ni dos meses».

Trump, quien viene criticando desde hace tiempo a Biden por «senil» y ha tachado a Harris de «desagradable», también revivió una de sus afirmaciones más cuestionadas como político: que los inmigrantes indocumentados latinoamericanos son criminales graves.

Conozca más: Imputado representante legal del consorcio que opera Doña Juana por presunto daño a recursos naturales

Los demócratas «quieren que miles de personas que son asesinos, violadores, simplemente entren en nuestro país. Podrían ser personas muy enfermas», dijo.

Descripciones similares de inmigrantes indocumentados fueron un sello distintivo de la retórica de Trump desde que anunció su carrera presidencial en 2015, cuando declaró que los mexicanos que llegan a Estados Unidos son criminales, «violadores y algunos, supongo, son buenas personas».