Brett Kavanaugh, el juez nominado por el presidente Donald Trump para ocupar la más alta instancia judicial de Estados Unidos, fue interrogado por las autoridades tras iniciar un altercado en 1985 cuando le arrojó el contenido de su vaso en la cara a una persona e inició una pelea que terminó con el arresto de uno de sus amigos.

La Policía en New Haven, Connecticut, confirmó el incidente que ya había revelado su compañero de universidad Chad Ludington, quien aseguró que el ultraconservador no fue honesto respecto a su relación con el alcohol en sus años de estudiante.

Las denuncias que el republicano rechaza y enmarca en una campaña de difamación orquestada por los demócratas, coinciden en describir un contexto de excesos y comportamientos inadecuados con las mujeres.

Trump reiteró su apoyo a Kavanaugh y aseguró que es un momento aterrador porque ahora con falsas acusaciones las personas son declaradas automáticamente culpables hasta que se demuestre su inocencia.