Chung Eui-Yong, asesor de seguridad de Corea del Sur, confirmó que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un  habría invitado al presidente, Donald Trump, a una reunión en la que se hablaría sobre las tensas relaciones entre los dos países, un encuentro que el mandatario estadounidense aceptó.

El encuentro se realizaría en mayo, aunque no se revelaron detalles sobre la ubicación.

Chung resaltó que Kim “expresó su afán” porque el encuentro se realice, asegurando que el régimen de Pyongyang se compromete a cesar las pruebas armamentísticas y nucleares en tanto se mantengan los diálogos.

El funcionario surcoreano se reunió personalmente con el líder norcoreano en Pyongyang el 5 de marzo, materializando el deshielo de las tensas relaciones en la península, que registró su pico máximo debido a las pruebas nucleares adelantadas por el país asiático el año pasado.

Esta sería la primera vez que un presidente estadounidense se ve cara a cara con un líder norcoreano. De hecho, históricamente, los líderes de ambas naciones nunca habían hablado, ni si quiera por teléfono.

En desarrollo…