El expresidente peruano Alan García es operado de urgencia por herida de bala en la cabeza tras dispararse en su vivienda momentos antes de ser detenido por la policía judicial por supuestos sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht.

La policía presentó una orden de detención preliminar judicial hasta por el plazo de 10 días por la presunta comisión del delito de lavado de activos en un caso vinculado al escándalo LavaJato/Odebrecht que investiga una fiscalía especializada.

La situación legal de García se complicó luego que el pasado domingo la empresa Odebrecht, en el marco del acuerdo de colaboración que mantiene con la Justicia peruana, revelara que Nava, y su hijo José Antonio Nava, recibieron 4 millones de dólares de la empresa para lograr el contrato de construcción de la Línea 1 del Metro de Lima.

Publicidad

Junto a García, también se ordenó la detención de Luis Nava, secretario presidencial bajo el Gobierno del líder del partido aprista, y Miguel Atala, ambos estrechos colaboradores del expresidente y señalados como sus testaferros.

Alan García, es uno de los expresidentes que encaran investigaciones judiciales por el megaescándalo de la constructora brasileña, junto con Alejandro Toledo (2001-2006) y Ollanta Humala (2011-2016).

García tenía prohibición de salida del país, mientras que Toledo escapó a Estados Unidos, donde enfrenta un pedido de extradición y Pedro Pablo Kuczynski fue detenido el pasado miércoles 11 de abril.

En noviembre de 2018, García solicitó asilo en la embajada uruguaya, alegando ser víctima de una persecución política después de que la justicia peruana le prohibiera salir del país, pero Montevideo rechazó su pedido.