Familiares de Bárbara Bush, anunciaron que la exprimera dama de Estados Unidos, de 92 años, pidió que no la volvieran a llevar al hospital y que en adelante la sometan a tratamientos paliativos en su propio hogar.

Un comunicado difundido por su familia alerta del declinante estado de salud de Bárbara Bush, quien fuera primera dama de Estados Unidos de 1989 a 1993 durante el gobierno de su esposo, George Bush padre.

Aunque la misiva no detalla la enfermedad, sí recuerda que ha tenido que ser hospitalizada recientemente en varias ocasiones.

Tras una conversación con su familia, la matriarca de los Bush optó por rechazar más tratamientos médicos y limitarse a recibir cuidados en su casa para suavizar la fase terminal de su dolencia.

Desde hace años, la exprimera dama, quien es madre del también expresidente George W. Bush, padece una obstrucción pulmonar crónica, que afecta su capacidad cardíaca y le ha generado un constante deterioro.

Según su familia, Bárbara se encuentra por el momento “rodeada de sus seres queridos” en su domicilio de Houston (Texas).