El papa se refirió nuevamente al tema de la homosexualidad en una entrevista con el medio internacional The Associated Press.

Francisco criticó las leyes que criminalizan la homosexualidad, puesto que para él son injustas y “Dios ama a todos sus hijos tal y como son”.

Tras reconocer que algunos obispos católicos apoyan estas leyes que criminalizan la homosexualidad, enfatizó que “ser homosexual no es un delito”.

Sumado a esto, dijo que aquellos obispos deben pasar por un proceso de cambio para reconocer la dignidad de todas las personas.