La limpieza y el orden pueden generar conductas positivas, sin embargo, repetir esta acción puede convertirla en una conducta obsesiva.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de California, las personas que viven en un ambiente desorganizado tienen mayor índice de cortisol, la hormona del estrés. Por otro lado, el British Journal of Sports Magazine determinó que dedicar el tiempo a la limpieza del hogar, reduce el estrés y la ansiedad.

 

Lea también: Papa Francisco: “el aborto es un homicidio”

 

Según Infobae, el médico psiquiatra, Claudio Bernard Dresl afirmó que el cerebro es un “sistema permanentemente anticipador, el orden contextual le resulta más previsible y menos generador de estrés”.

“Por ello, busca patrones regulares en el exterior para huir de la incertidumbre. Lo inesperado e irregular aumenta el cortisol y predispone en quienes tienen más vulnerabilidad a estados depresivos o ansiosos”, agregó el galeno psiquiatra.

 

Podría ver: El video de cómo se le robaron la caja fuerte con todo y medallas a una estrella del Chelsea

 

De esta manera, los expertos aseguran que mantener un ambiente limpio y ordenado, no solo beneficiará positivamente la salud mental, sino que también, aportará como una actividad física; sin embargo, hacerlo de manera constante, puede convertirse en un trastorno obsesivo.

“La limpieza y el orden constituyen sin dudas, conductas positivas, el problema es cuando hablamos de Trastornos Obsesivo Compulsivos (TOC), cuando aparece sintomatología relacionada con la temática”, indicó el psiquiatra y neuropsiquiatra, Pablo Bolognesi.

 

Le puede interesar: Despertó el único sobreviviente del trágico accidente en Gaira, Santa Marta

 

Según Bolognesi, los TOC se caracterizan por la constante presencia de pensamientos “intrusivos recurrentes que se imponen”, los cuales también son llamados ‘ideas parásitas’, ya que las personas son conscientes de que los padecen pero necesitan realizar la ese pensamiento.

Estos se pueden evidenciar cuando un individuo revisa hasta cinco veces que haya quedado cerrado el gas o que los cuadros o los objetos estén en el lugar donde los dejaron. Estas ‘ideas parásitas’ no desaparecerán si los sujetos no realizan esa acción, ya que buscan reducir esa ansiedad que genera ese pensamiento.

 

Lea también: Dura respuesta de la esposa del alcalde Daniel Quintero a Álvaro Uribe

 

Este trastorno ha aumentado gracias a la pandemia, debido a que “venimos expuestos a niveles de estrés nunca antes vistos y de muy alta duración”, sostuvo Bolognesi.

De esta manera, el especialista reitera que se debe diferenciar cuando se trata de una conducta positiva o cuando forma parte de un trastorno obsesivo compulsivo, ya que, de ser esta sintomatología se debe buscar ayuda de un profesional.