La OCDE rebajó sus previsiones de crecimiento de la economía mundial para 2018 y 2019, en gran medida por guerra comercial de dos potencias y por la crisis de países emergentes.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, OCDE, prevé un crecimiento a nivel mundial de la economía de un 3,7 % en 2018 y 2019, es decir, un recorte de una y dos décimas respectivamente, a lo estimado en junio.

La economía sufre las consecuencias de las crecientes restricciones comerciales entre Estados Unidos y China y se ve impactada por el efecto que causa en mercados emergentes la apreciación del dólar estadounidense y el aumento de las tasas de interés.

La caída más destacada con respecto a la estimación pasada es para Argentina, pues la OCDE prevé una descenso de un 1,9 % para este año.

Para los países del G20, la organización estima un crecimiento económico del 3,9 % para este y el próximo año, una y tres décimas menos que la estimación anterior.

Las previsiones para EE. UU. se mantuvieron prácticamente iguales, en el 2,9 % para este año y el 2,7 % el próximo, es decir, una décima menos. Para China no cambiaron.