La última edición impresa del diario El Nacional circula hoy. La falta de papel, presiones políticas y la devastación económica sacan de la calle a este referente de la prensa venezolana con 75 años de historia.

Las rotativas se detendrán tras dos décadas de duro enfrentamiento con los gobiernos del fallecido Hugo Chávez (1999-2013) y Nicolás Maduro, a lo largo de las cuales decenas de medios desaparecieron.

«Han logrado silenciar la radio y la televisión y han hecho desaparecer a los medios impresos independientes», dijo el dueño del diario, Miguel Henrique Otero, refiriéndose al gobierno de Maduro, a quien en sus editoriales llama «dictador».

Sin embargo, el periódico anunció que «potenciará» su sitio web.

«Era imposible seguir financiando el papel», comentó Argenis Martínez, vicepresidente editorial, mientras la redacción preparaba la edición de despedida. «Es una sensación extraña», agregó.

El rotativo enfrentaba graves problemas desde 2013, cuando el gobierno creó una corporación que monopoliza la importación y venta de papel para prensa.

Más de la mitad de los 134 periódicos que circulaban entonces en Venezuela dejaron de imprimirse, según la ONG Espacio Público, defensora de la libertad de prensa.