Un ladrón de autos descubrió a un niño pequeño en el asiento trasero de la camioneta que se robó el sábado pasado en Beaverton, Estados Unidos. Condujo de regreso a la madre del niño, le exigió que lo sacara y se marchó una vez más.

«De hecho, regañó a la madre por dejar a la niña en el coche y amenazó con llamar a la Policía», dijo el oficial Matt Henderson, portavoz de la Policía.

Según informó el diario estadounidense The Oregonian, el crimen ocurrió a las 9:10 a.m. en el estacionamiento de Basics Meat Market, 11900 S.W. Canyon Rd.

La madre estacionó justo al frente de la puerta principal de la tienda, pero dejó el motor en marcha y las puertas abiertas.

El ladrón vio la oportunidad e ingresó al automotor. Sin embargo, se percató de la presencia de un niño de cuatro años sentado detrás de él, dio media vuelta en el estacionamiento y regresó con la madre para reprenderla.

Publicidad

“Él le ordena que saque al niño del auto y ella lo hace”, dijo Henderson. Luego procedió a marcharse en el coche robado.

«Obviamente, estamos agradecidos de que haya traído al pequeño y haya tenido la decencia de hacerlo», dijo Henderson.

El vehículo robado es un Honda Pilot plateado 2013, matrícula 357 GLV. El sospechoso es un hombre de entre 20 y 30 años que tenía el cabello trenzado de color marrón oscuro o negro y llevaba una máscara facial multicolor.