El presidente francés, Emmanuel Macron, recibió el impacto de un huevo cuando visitaba el Salón Internacional de la Restauración y el Turismo de Lyon, por parte de un individuo que gritó “Viva la revolución”.

El huevo, que no llegó a romperse, le dio en el hombro al presidente, que enseguida fue protegido por los guardaespaldas, y que al mismo tiempo pedía hablar con el agresor.

“Si tiene algo que decirme que venga”, señaló Macron, que aseguró que iría él a verle más tarde. Las fuerzas del orden se llevaron al hombre, un joven por ahora no identificado.

El jefe del Estado había tenido hasta ese momento una visita bastante plácida a este salón, donde los restauradores del país le agradecieron las ayudas durante los peores meses de la pandemia.

Lea también: Scholz aboga por una Europa fuerte y unas buenas relaciones transatlánticas

Macron anunció que estarán exentas de impuestos las propinas que se paguen con tarjeta de crédito, una de las reivindicaciones de los trabajadores del sector.

A siete meses de las elecciones presidenciales, está multiplicando los contactos con el público. En uno de ellos el pasado 8 de junio sufrió una agresión.

Entonces se encontraba en la localidad de Tain-L’Hermitage y recibió una cachetada de un individuo, que fue rápidamente condenado por esos hechos a 4 meses de prisión.