El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y su par del Sur, Moon Jae-in, se reunieron por tercera vez en una histórica cumbre celebrada en Pyongyang, con el fin de mejorar sus relaciones y resolver el conflicto nuclear entre Norcorea y Estados Unidos.

El encuentro, que durará tres días, empezó en el Comité Central del Partido de los Trabajadores de Corea. El líder norcoreano agradeció a su homólogo del Sur su significativo aporte para abrir una nueva era en las relaciones bilaterales, y su ayuda para que fuera posible el primer encuentro con el mandatario estadounidense, Donald Trump, el pasado 12 de junio.

Los analistas consideran que esta cita es la antesala a una nueva cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte.