La cumbre del G20, que reúne a los principales líderes de las mayores economías del mundo, se desarrolla en Buenos Aires con varias particularidades.

El día de hoy estuvo marcado por protestas contra la inversión que implica el evento, el hallazgo de ocho bombas molotov al interior de un taxi quemado y hasta por un sismo de magnitud 3,8.

En el evento de inauguración el presidente Donald Trump ignoró en la mitad del escenario al anfitrión de la cumbre, Mauricio Macri, quien lo estaba recibiendo y quien intentó llamarlo para que regresara y se alistaran para la foto familiar, pero no tuvo éxito.

Otro momento particular fue el efusivo saludo entre el príncipe saudí Mohamed bin Salman y el presidente ruso Vladimir Putin, que llama la atención porque Bin Salman llegó a Argentina cargado de acusaciones sobre su presunta participación en el asesinato del periodista Jamal Khashoggi.

Por su parte, la canciller alemana Angela Merkel se perdió los primeros eventos por un falla en su avión, pero no dejará de asistir a la cumbre y se traslada en un vuelo comercial.

Este sábado varias reuniones serán claves para llegar a un consenso en torno a los temas más importantes como el cambio climático, el comercio internacional y la guerra comercial.