El Ministro de Finanzas del Reino Unido intentó, sin mucho éxito, calmar a sus colegas en el G-20 diciéndoles que las dudas de la economía mundial por el Brexit se disiparán cuando presente su plan de choque.