Un aberrante caso de asesinato por celos tiene conmocionada a la comunidad de San Juan, en Argentina, donde un hombre, llamado Luis Montaño, habría quemado al amante de su esposa, Glenda Aciar.

Justamente, la pareja fue detenida por el crimen de Rubén Quiroga, quien mantenía una relación con la joven de 23 años de edad.

La mujer confesó ante la justicia argentina durante más de siete horas los detalles del crimen, así como los abusos y violencia de género por parte su esposo.

«Mi clienta siempre fue víctima de la violencia de Montaño, que la agredía constantemente por cualquier motivo, la maltrataba y hasta la llegaba a patear en el suelo», explicó la defensa de la mujer.

Infidelidad descubierta

Publicidad

El detonante fue un mensaje de texto que Quiroga le envió a la joven, algo que desató la furia del esposo, quien no medió en destruir el teléfono y golpear a la mujer, según la exposición de los abogados.

«Creemos que Glenda también pudo ser asesinada si no hacía lo que Montaño le pedía», añadió el abogado en declaraciones recogidas por el diario Crónica.

Foto de Luis Montaño: Infobae

Una cita mortal

Según la declaración de los letrados, Montaño se hizo pasar por su esposa y citó a Quiroga en un lugar.

Cuando se encontraron, el enfurecido esposo lo atacó por detrás y le partió la espalda y la nuca con un arma de fuego.

Posteriormente, el sujeto trasladó a la víctima inconsciente hasta un basurero donde le prendió fuego.

«Te vas a quedar a ver cómo se quema tu macho», habría dicho Montaño a la joven, según sus declaraciones ante la justicia.

Foto de Glenda Aciar.

Al parecer, Montaño llevó a Glenda al otro día al lugar del homicidio, donde la obligó a que guardara los restos de su amante en una caja, los cuales deshizo al tirarlo por un inodoro.

El aberrante caso no paró ahí, puesto que Montañó siguió castigando a su pareja por la infidelidad, obligándola a que se cortara el pelo.